Unaesta Generation, es decir: Cositas Buenas

26 de noviembre de 2009

Somos Vagos y Mezquinos

Me gustaría publicar un artículo interesante que leí hace unos días.La moraleja de la historia, como bien dice el artículo, es que somos vagos y mezquinos.No ya sólo en la industria de la informática sino en nuestra forma de ser en general.

A pesar de que estamos muy bien informados de la situación actual de tres cuartas partes de la población del planeta, no movemos ni un dedo para intentar cambiarla.
Aquí se da todo por perdido, reina el "sálvese quien pueda", y los jóvenes sólo piensan en el dinero que ganarán cuando acaben de estudiar.Yo creo, como futuro ingeniero, que sómos nosotros los que tenemos en nuestra mano llevar los avances no sólo a la población que come 3 veces al día.Hoy en día creo que la cooperación para el desarrollo es una de las pocas salidas "sanas" que le quedan al ingeniero.


<<"William Kamkwamba es un joven Malauí de 22 años que ha traído la esperanza de un futuro mejor a Masitala, su poblado nativo. Allí, sus padres tienen una muy modesta granjay el joven, obligado a abandonar los estudios a los catorce años por no poder pagar los 80 dólares anuales que costaba su escuela, en las horas libres que le quedaban después de partirse el lomo en el árido huerto familiar, se dedicaba a ir a la biblioteca a seguir sus estudios por libre.No lo hacía con el afán de asegurarse un puesto en alguna universidad y poder salir del agujero en el que se encontraba, sino por el puro placer de aprender...

Entre los viejos libros de la biblioteca, encontró uno en el que se describía un molino de viento y cómo estos artefactospodían producir electricidad o bombear agua de pozos hasta la superficie. Nunca había visto algo similar en su vida, pero inmediatamente, y en más de un sentido,se le encendió una bombilla. Empezó a frecuentar basureros de la zona en busca de piezas para su proyecto.Sin ningún tipo de ayuda oficial ni de ONGs, en poco tiempo tenía un molino en funcionamiento que proporcionaba electricidad a las cuatro bombillas de su casa y a algunos aparatos de sus vecinos. William es dotar de energía a su país,donde sólo el 2% de los habitantes cuentan con corriente eléctrica.

¿Y cuál es la moraleja de esta historia? Si el lector piensa que es una oda a las energías renovables, equivocado está. Si cree que se canta a la iniciativa e inventiva que se puede encontrar incluso en las condiciones más adversas,mejor, pero en realidad es todo lo contrario: la moraleja es que ustedes, yo,todos, somos vagos y mezquinos. La cuestión es que la modernización de un país, si ponderada y racional, trae riqueza no sólo a su población indígena,sino a sus vecinos y acaba extendiéndose e,insisto, si racionalmente gestionada, mejorando a todo el mundo. Y ahora mirémonos a nosotros mismos: El mal estado de nuestro país y, por extensión, de nuestra sociedad, es producto de la pereza, apatía y nuestra nula empatía social. Somos los anti-Williams, si se quiere, y un buen ejemplo de en qué medida, lo podemos ver en cómo la industria informática nacional se rasga las vestiduras porque las ayudas al I+D+I se van cortar por lo sano. ¿Qué es esto de que una industria de una nación supuestamente del primer mundo teme por su industria tecnológica si no le lleva de la mano papá estado (es decir, a expensas de los demás)? Tenemos empresas enteras que basan su modelo de negocio exclusivamente en ayudas, y enormes corporaciones con medios casi infinitos condicionando sus desarrollos a lo que les conceden los ministerios. Aparte de insostenible, es una perversión del concepto de ayuda.

La única ayuda que se ofrece de manera indefinida que se me ocurre es laque requieren los discapacitados y lo enfer-mos crónicos. ¿Es así nuestra industria informática?">>


Paul C. Brown - Director de la revista Linux Magazine

2 Comments:

LittleMrJorge said...

Pues tiene toda la razón don Paul C.Brown.
Somos vagos y mezquinos.

Adela said...

Por desgracia, muy cierto. Esta sociedad nos hace perezosos y poco luchadores por bienes comunes (vamos, unos putos egoístas) pero aunq nos demos cuenta, a veces cuesta cambiarlo... :(